RUTAS PARA NAVEGAR POR IBIZA / ES CANÁ, NOVA, LLENYA, MASTELLA Y BOIX

Os muestro una ruta general que luego pasaremos a ver con más detalles.

Situadas entre Punta Arabí y Cabo Roig. Cinco prácticamente consecutivas, de pequeñas dimensiones y todas ellas muy tentadoras.

Es Canà exige mucha precaución, pues hay una zona de rocas sumergidas cerca de la entrada. Aun así hay un pequeño puerto pesquero, que sirve de referencia para acceder al lugar. Se puede fondear en el centro de la cala y visitar el mercadillo hippie, que es uno de los más emblemáticos de Ibiza.

Para ello hay que acudir en miércoles y, lógicamente, la cala está abarrotada.

OS muestro con detalle los peligros de ES CANAR, no son todos así que mucho ojo a la carta y plotter.

En tal caso, las vecinas Cala Nova y Cala Leña pueden servir como alternativa por su proximidad.
En las fotos apreciamos CALA NOVA y CALA LLENYA al fondo.

Siempre que naveguéis por las cercanías de Santa Eulalia CUIDADO con las plataformas de piedra, bajos y piedras, hay demasiadas para no estar atentos, pero no dramaticemos, seguimos disfrutando.

A la hora de comer hay una recomendación indiscutible. CALA MASTELLA, un poco más al norte, es una pequeña entrada con una playita, que permite fondear sobre arena a unos 4 metros de profundidad.

No conviene entrar con barcos de más de 15 metros. En el minúsculo muelle de pescadores que hay en la cala se sirve pescado fresco en un ambiente familiar, y cocinado según el estilo culinario ibicenco.

Vale la pena, además en esta calita se esconde Can Bigotes, un restaurante muy particular. Ofrece dos menús fijos: pescado a la plancha, a las 12.30, y, a las 14.30, el tradicional bullit de peix, compuesto por pescado hervido con patatas y arroz cocinado en el caldo del pescado. Sencillo y delicioso. En mesas comunales, los afortunados se apiñan para comer mirando el mar. No se puede reservar por teléfono, pero sí en el mismo restaurante con tiempo de antelación.

Dicen que el Rey ha comido en Can Bigotes y que sigue la tradición de que hasta que el dueño no se sienta a la mesa, nadie come…. siempre podéis averiguarlo…

El último refugio de la zona es CALA BOIX. Una entrada muy abrigada que protege de los vientos del norte y permite el fondeo sobre arena a no más de 3 metros de profundidad.

Se trata de una cala bien protegida por las colinas de la zona, cubierta de arena oscura, las características de la cala hacen que sea un lugar ideal para los amantes de la tranquilidad y de los bellos paisajes.

Fotos

 

Video