Uso de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y por motivos funcionales y estadísticos. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cómo fondear un barco de forma segura

Alquiler de Veleros, Lanchas y Catamaranes


Vamos a ver cómo fondear nuestro barco en un fondeadero (playa o cala) dejando un margen de seguridad en torno a nuestro barco o velero. Esto se conoce como borneo con todas las garantías.

El 90% de las ocasiones, se fondea en playas, bahías o calas, fueras de los puertos ya que dentro de los mismos sólo se permite por fuerza mayor o con autorización de la autoridad portuaria.

Los barcos y veleros de nuestra flota pasan el 83% del tiempo fondeados. Es mucho tiempo a lo largo de la semana como para no tomar unas mínimas precauciones y consejos que garanticen un descanso de su tripulación y disfrute de un baño en cualquiera de nuestras calas tanto en Ibiza como en Formentera.

Medidas Previas al fondeo

Cuando nos acercamos a nuestro destino para fondear nuestro barco de alquiler en Ibiza, debemos preparar la maniobra con antelación suficiente para evitar situaciones descontroladas y riesgos innecesarios. Unos 10-15 minutos antes de llegar, deberíamos prever el tipo de fondo que nos encontraremos (arena, fango, alga, piedra…) el tipo de ancla que llevamos y la longitud de cadena (50 metros de cadena en la flota Rumbo Norte), las condiciones meteorológicas del viento y por supuesto la legislación al respecto del fondo (presencia de posidonia).

Teniendo claro estos aspectos, deberíamos probar el molinete del ancla, para lo cual, primero arrancaremos el motor si venimos navegando a vela, segundo comprobaremos que el magneto del camarote de popa está en posición “on”, finalmente un tripulante probará los botones Up y Down del molinete para ver si trabajan de forma correcta.

También tendremos a mano el orinque del barco que es una pequeña boya con un cabito que se engancha en la parte delantera del ancla para marcar su posición y ayudar a “desenrocarla” en caso de necesidad

Selección del fondeadero

Cuando nos aproximamos al fondeadero, comprobaremos la dirección del viento, intensidad y densidad de barcos para elegir el punto más resguardado del viento dominante con espacio suficiente entre los barcos ya fondeados.

Al tener 50 metros de cadena, podréis fondear con total garantía hasta vientos de hasta 20 nudos. Con previsiones superiores a esta intensidad, plantearos volver a puerto ya que vuestro amarre está disponible toda la semana de charter.

Nunca fondeéis sobre la posidonia ya que no sólo es una aberración ecológica sobre esta planta de gran valor para nuestras islas y su ecosistema, sino que además os arriesgáis a una dura sanción económica por parte de la administración y por último las garantías del fondeo son mínimas con respecto a una zona clara de arena. Siempre buscar arena, que la reconoceréis por el color blanco turquesa del fondo, huir de los fondos negros de roca, fango, alga o posidonia.

Siempre considerar que vuestro barco abatirá con el viento durante la maniobra por lo que debéis dejar mucho espacio con los barcos a popa y empezando la maniobra lo más cercano posible a los barcos que tengáis a proa (con el viento de proa).

El calado recomendable es entre los 4-5 y los 6-8 metros ya que por debajo de esta profundidad podremos tener problemas con el borneo (giro del barco por el viento) y por encima la seguridad del fondeo se reduce al tener mucha cadena sin apoyo en el fondo marino.

Inicio del fondeo

Una vez ubicados en el punto correcto de fondeo, bajaremos la velocidad del barco reduciendo máquina hasta quedarnos parados con el viento de proa, en ese momento empezamos a filar o largar el ancla junto con unos pocos metros de cadena hasta que el ancla toque fondo. En el momento que hayas posado el ancla puedes parar máquina y dejar que el viento empiece a abatir tu barco hacia popa mientras vas liberando unos pocos metros de cadena que se irán depositando en línea recta (no en una montaña).

No recomiendo nunca meter máquina atrás, ya que primero, corres el riesgo de enganchar el cabo del dinghy (bote auxiliar) con la hélice o incluso algún cabo de boyas o amarra suelta. El 90% de los problemas con hélices perdidas o enganchadas con cabos se producen con el propio cabo de nuestro auxiliar o amarras propias.

Según el viento va empujando nuestro barco hacia popa, iremos soltando más cadena en tramos de 3-5 metros y parando hasta que el viento nos empuje el barco y nuestra cadena coja un poco de tensión (ángulo no vertical).

Yo recomiendo fondear con “toda” la cadena que nos permita nuestra ubicación, ya que por tener más cadena no corremos ningún peligro sino todo lo contrario, ganamos seguridad con cada metro extra de cadena. La seguridad no te la da el ancla sino la cadena en el fondo.

Muchos clientes me preguntan si al filar más cadena, corren el riesgo de bornear por tener más radio que el resto de barcos y, por lo tanto, golpearnos con algo y la respuesta es rotunda, NO, los metros de cadena que usará nuestro barco para bornear, es proporcional al viento por lo que todos los barcos usamos los mismos metros. Si hay viento flojo usaremos 5 metros por ejemplo y con vientos más fuertes 15 metros pero si el viento es muy intenso, aquellos que no tengan suficiente cadena simplemente se les levantará el fondeo, garreando sin control en mitad de la tormenta mientras que nuestros barcos, permanecerán protegidos. Así que si garreas, es porque has puesto poca cadena o en un mal fondo.

Finalmente deberemos según normativa izar nuestra esfera negra y encender por la noche nuestra luz blanca todo horizonte a tope de mástil.

Personalmente me gusta poner un pequeño cabo para fijar la cadena a una cornamusa de proa y liberar tensión del molinete hasta que la cadena quede un poco floja entre la cornamusa y nuestro molinete, con ello evitamos forzar la mecánica del molinete y así tenerlo operativo y bien cuidado toda la semana

Una vez fondeados

Nunca apagues el motor recién fondeado, espera 10-15 minutos para comprobar que todo va bien, que no garreas y tienes una posición estable. Mirar durante este tiempo la posición GPS plotter te dará una información extra ya que puedes confundirte con los primeros movimientos del barco, pero el GPS te mostrará si estos movimientos están alrededor de un punto concreto en el mapa (fondeo correcto) o trazan una línea recta que indicaría un riesgo de estar garreando. 

Periódicamente, cada 2-3 horas, suelo comprobar mi posición y si estamos dándonos un baño, no está de más nadar hasta nuestra ancla para ver cómo está filada la cadena y enganchada nuestra ancla.

Por las noches con los cambios de los vientos de la térmicas, es muy probable que amanezcas con tu proa en sentido contrario a cómo te acostaste, lo cual es normal.

Si estáis pensando en alquilar un barco en Ibiza este verano, nos podéis consultar disponibilidad y precio sin compromiso, confiando, en que os ayudaremos en todo lo que necesitéis durante vuestras vacaciones.

Solicita más información

Rumbo Norte

BARCOS EN ALQUILER IBIZA
971 094 994
674 140 352

BARCOS EN VENTA IBIZA
971 094 994
607 388 883
igor@rumbonorte.es

BARCOS ALQUILER CANARIAS
928 518 995
672 017 394
compras@seahorsecharter.com